Miéntanos, señor gobernador

Martes, 5 de enero de 2016 | 2:20 pm

Juan Palacios Dávila

Las reacciones de los distintos partidos políticos frente a la decisión del gobernador del estado en el sentido de cancelar la gratuidad del Metro los domingos, me recordó una situación que se presentó durante el sexenio de Zedillo.

Durante ese sexenio se tuvo que ajustar un sinfín de políticas públicas debido a la crisis económica que se presentó a raíz del llamado error de diciembre. Como consecuencia de ello, la calidad de vida de los mexicanos sufrió un deterioro que el ex presidente tuvo que enfrentar para volver a poner al país en el rumbo correcto.

En alguna de sus giras alguien levantó un letrero que decía: “Señor presidente, ya no queremos realidades, ¡miéntanos!”. Cito de memoria así es que no sé si el texto exacto sea éste pero, describe bien la situación.

Así están reaccionando los partidos políticos ante el tiradero económico que el PRI dejó en el gobierno del estado, un PRI que estuvo representado por Rodrigo Medina y que hoy se da golpes de pecho ante la “osadía” de cancelar el metro gratis los domingos.

Reconozco que ese metro gratis representaba para algunas familias la única posibilidad de pasear los domingos, pero, si mal no recuerdo, cuando se inició ese programa también se presentó otro mediante el cual no se cobraron los servicios de agua y drenaje durante unos meses. Cabría preguntarse, ¿por qué ese programa no continuó?

La respuesta es sencilla, no era viable económicamente, como tampoco lo era, ni lo es, el metro gratis, vistos los resultados en la calidad del mantenimiento que tiene dicho transporte colectivo.

Era populismo puro.

Hoy los partidos quieren recuperar sus cotos de poder y para ello no dudan en utilizar todos los recursos que están a su alcance, así sean el más descarado de los populismos.

Hoy los partidos levantan la mano y se declaran defensores de los pobres, de los ciudadanos que les dieron la espalda, hasta un diputado ya dijo que pedirá la implementación de una tarjeta para apoyar a quien no tenga trabajo. ¿Habrá hecho cuentas de lo que costaría eso al estado y sabrá de dónde se podría sacar ese dinero? Más aún, ¿Sabrá hacer esas cuentas?

Hoy los partidos sacan la pancarta que alguna vez se desplegara ante Zedillo, piden mentiras más que realidades, olvidando que el tiradero ellos lo dejaron.

¿Así, o más cínicos?

Comentarios